Recetas yeclanas: Arroz blanco

Desde la Prehistoria, países como India o China cultivan y consumen arroz. No en vano, el cultivo del arroz está vinculado a la primera la revolución agrícola de la humanidad. Está muy extendido en una gran diversidad de países, siendo actualmente el cereal con mayor producción mundial, por detrás del maíz. De tal manera que el arroz es uno de los alimentos más importantes para el ser humano, y más de la mitad de la población en el mundo come arroz como alimento básico en su dieta diaria.

Sabemos que en las civilizaciones más antiguas los alimentos tenían una dimensión social y ritual, más allá de su valor puramente nutricional. Debido a esto, además de ser un alimento, el arroz se considera un símbolo de prosperidad y fecundidad y, en muchos lugares, los invitados de una boda acostumbran a lanzar arroz a los recién casados, para felicitarles tras el casamiento y con el deseo de dicha, abundancia y descendencia familiar en su futura vida en común.

Por antigüedad y por tradición, el arroz es el protagonista de numerosas recetas culinarias, que admite elaboraciones y acompañamientos muy diversos. Sin embargo, hay una preparación de arroz que destaca por su sencillez: echamos en una cazuela una cucharada de arroz por comensal, un diente de ajo, una pizca de sal, unos trocitos de patata pelada y un par de cazos de caldo de verdura o de pescado (o de agua y un pellizco de caldo concentrado); ponemos todo al fuego para que hierva y en el punto de ebullición, añadimos un chorro de aceite de oliva. Tras el correspondiente tiempo de cocción, ya tenemos primer plato para la comida del mediodía: arroz blanco.

arroz-blanco1

Se trata de una receta barata y recurrente para las cocineras. Es fuente de hidratos de carbono, la energía que necesita nuestro organismo para estar activo. Por su fácil digestión, el arroz blanco es adecuado para personas de todas las edades, sobre todo para aquellas que siguen una dieta blanda e incluso para los niños pequeños o personas ancianas, porque el arroz blanco tiene una textura consistente, pero que no precisa de masticación; y por su poder astringente, el consumo del arroz blanco es aconsejable y muy efectivo en episodios de gastroenteritis y problemas digestivos.

El arroz blanco es tan agradecido que se deja acompañar de todo tipo de ingredientes, que mejoran su sabor y acrecientan su valor nutricional, con proteínas, minerales y vitaminas: carlota, tomate, merluza, huevos, sardinillas en conserva, quesito en porciones…

arroz-blanco2

Así que, aunque se le trate como una comida de enfermos, porque una ración de arroz blanco es muy recomendable en periodos de inapetencia, indigestión, diarreas o irritación estomacal, recordemos siempre que el arroz blanco es un plato económico, fácil y rápido de preparar, reconstituyente, nutritivo y saludable para cualquier tipo de comensal.

¡Buen provecho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>